Bio, Orgánico o Eco

 

Cuando vamos a la compra, cada vez nos fijamos más en el etiquetado, la procedencia de los productos y los ingredientes que lo componen. En definitiva, nos preocupamos más tanto por nosotros mismos y nuestra salud, como por el medio ambiente y el planeta, el impacto que causamos sobre él. Por eso nos preocupamos por hacer una compra que incluya, si no todos, algún producto, bio o eco. Pero ¿sabes si hay alguna diferencia entre ellos o es lo mismo? Muchas veces, amigos, familiares, clientes o incluso nosotros mismos nos preguntamos cuál es la diferencia entre unos y otros.

 

La legislación de la Unión Europea los considera sinónimos, siendo la definición de orgánico el modo de producción alimentaria que respeta el ciclo natural de la vida. "En el etiquetado y la publicidad de todo producto agrario vivo o no transformado, solo podrán utilizar términos que hagan referencia al método de producción ecológico cuando además todos los ingredientes del producto se hayan producido de conformidad con los requisitos del presente Reglamento". ¿Qué quiere decir esto? Los alimentos producidos de esta forma han sido elaborados u obtenidos de forma natural, respetando tiempos, sin manipulaciones genéticas y sin uso de sustancias químicas. Gracias a estos procesos evitamos que contengan productos que puedan afectar a nuestra salud de una forma negativa, o que el impacto de éstos sobre el medio ambiente, sin llegar a ser 0, sea menor que el de otro tipo de productos.

 

Sin embargo, aun siendo sinónimos, hay alguna diferencia:

 

·         Ecológico/ eco: Los alimentos ecológicos son aquellos que desarrollan todas sus etapas de crecimiento y producción en la naturaleza y sin intervención artificial. Es decir, una fruta sea ecológica proviene, no solo de una semilla ecológica, si no que también lo deben ser la tierra, el agua, se aprovechan las condiciones naturales para el desarrollo como el clima o el suelo, y no se usa ningún fertilizante ni pesticida químico. En el caso de la ganadería se respetan la crianza, la contaminación del ambiente, el alimento del animal, etc.

·         Biológico / bio: Los productos de etiqueta Bio no contienen componentes que hayan sido alterados genéticamente, lo que quiere decir que los alimentos no pueden haber sido un producto resultante de una intervención de laboratorio, como puede pasar con frutas o verduras con la finalidad de tener mejor color, volumen, o duración.

·         Orgánico: No se ha realizado ninguna intervención química para lograr un desarrollo óptimo. En los productos orgánicos hay que certificar que no se han usado pesticidas, fertilizantes u otras sustancias similares.
Hay que dejar claro que el hecho de que sean alimentos orgánicos no implica que sean Bio, pueden no contener químicos pero estar elaborados genéticamente.

 

Por supuesto, siempre tenemos que tener en cuenta que lleven el sello de autenticidad del producto y del organismo certificador del país de origen.

 

Teniendo en cuenta todo esto, ¿por qué deberíamos comprar los productos ecológicos o bio? Son saludables, no contienen aditivos, su nivel de calidad es mayor… Si necesitas más motivos no dudes en consultar las Razones para consumir los productos ecológicos de Veride