« Atrás

Por una alimentación natural y consciente

 

 

Alimentarse es proveer al cuerpo de sus necesidades, tanto físicas como energéticas, generando salud, vitalidad y energía estable.

 

La dieta tradicional, que nuestros antepasados consumieron durante miles de años a base de cereales integrales, leguminosas, verduras, frutas locales y estacionarias, semillas y frutos secos, con una pequeña cantidad de productos de origen animal y condimentos naturales, se trataba de una dieta totalmente sostenible y de calidad.

 

Actualmente la modernización de la industria alimentaria, y el excesivo consumo de productos procesados, cargados de sal, azúcares añadidos y grasas insalubres han hecho que nuestra alimentación se ha haya alejando de la cocina fresca y natural.

 

La Naturaleza nos proporciona alimentos sanos de forma armónica, pero los seres humanos hemos creado una industria letal para fabricar o manipular de forma artificial los alimentos. Este cambio alimentario nos ha llevado a una alimentación insana, causante de enfermedades como la obesidad, la diabetes y enfermedades cardiovasculares, que reducen nuestra salud y la calidad de vida.

 

Aunque existe una clara diferencia entre este tipo de alimentos muchas personas todavía no tienen claro cuál es. A continuación vamos a definir estos tres tipos con algunos ejemplos para despejar cualquier tipo de duda.

 

Alimentos sin procesar o mínimamente procesados: consiste en plantas o animales que no han tenido ningún procesamiento industrial, es decir, no se les agrega sustancias nuevas en su procesamiento. Algunos ejemplos son: frutas, verduras, nueces, semillas, pescado o carne fresca, agua o leche sin sabor.

 

Alimentos y bebidas procesados: han sido adicionados con alguna grasa, aceite, azúcar, sal u otros ingredientes. También incluye aquellos alimentos que utilizaron métodos de conservación como el salado o fermentación con sal. Por ejemplo: verduras enlatadas con sal, pescado en aceite enlatado, carnes saladas o ahumadas, etc.

 

Alimentos y bebidas ultraprocesados: productos elaborados a través de procedimientos industriales. Usan saborizantes, aditivos y colorantes para parecer alimentos verdaderos cuando no lo son. En este grupo están los pastelillos, la confitería, la comida rápida, las bebidas azucaradas o la leche con sabor, entre otros.

 

Si ponemos nuestro foco de atención en obtener en nuestro día a día una alimentación saludable, sabemos que tenemos que ir dando de lado cada vez más a este tipo de alimentos, los ultraprocesados y procesados, que no nos aportan ningún valor nutritivo.

 

Esta alimentación que ha favorecido la industria no puede sustituir a una alimentación con productos frescos y naturales. Seguir una dieta sin alimentos procesados es posible, solamente hay que tomar conciencia y dar prioridad a una alimentación saludable.